MI BESO

Cuando dices: “¡Sagatara!”,
la comisura de tu boca
es como la punta aguda
de tu propio corazón.
Se estremece llamando mis labios.
Es como un pececito de rubí.

Cuando te beso
siento las mil y una
raíces finas del árbol del fuego
serpenteando por todo mi cuerpo.
Me reclino en tí y ahondo mi beso.
Tú estás, cerrados los ojos y abandonada
y súbitamente muerdes mi labio inferior
para detener mi beso
pero no puedes
te traspasa de parte a parte
como una espada
de oro flamígero.

Salarrue

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s