La Milagro

ESTE ES EL ECO melodioso que me llega de allá. Si la Milagro reía se llenaba de rumor la heredad. Sonaba como si vaciaran un cántaro de agua llovida sobre una maceta de flores. Nació cerca de un río, y su alegría copiaba el torrente azul. Su risa mojaba. Reía a chorros. Reía con toda la boca. Mejor, con todos sus ojos. Porque junto a la risa de agua rota, canora, brillaba la risa oscura, silenciosa, de sus pupilas estrelladas.

Después la vi. Dormía a un niño. La risa blanca y la risa oscura eran dos claridades. Y después la vi otra vez. Con los ojos cerrados, cubierta de flores blancas, cerradas las fuentes de canción, y un gran cirio encendido…

Cuando oigo un agua que cae, un trino que empieza, me pongo a escuchar sonando: -Es la Milagro, es la Milagro.

Miguel Ángel Espino

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s