Besos (Anónimo)

47954_435625416473224_1244952267_n

 

 

Besos, besos y más besos. Ósculos que fueron un adorno en mi pesada vida.

Besos que aún viven pegados en mis labios y en mi frente.
Besos tiernos, de esos que les das a los bebés.

La ilusión se transformó en suspiros.
El primer beso tiñe de carmín a las mejillas e ilumina las pupilas de esperanzas.
Éramos pequeños, sintiendo las dulzuras del noviazgo.
Besos posados en labios ignorantes en amores.
Besos que robé sin piedad a la curiosidad vestida de inocencia.
Besos cargados con promesas que fueron abortadas por un intruso al que llamamos tiempo.

Besos dulces que fueron delicias surcando entre mis labios.
¿Y qué decir de los besos que son viles, los que saben al engaño y dejan el sabor de la traición?
Besos que fueron pronósticos del fin.
Fueron tristezas que molieron a mi vida.

Besos sociales viniendo de apestosas bocas que llenaron de baba mis mejillas.
Besos tan sucios que no quisiera estampar con tinta en el papel.
Besos castos, que es rarísimo encontrar.
Besos lindos, de sensuales labios,
vestidos con el rojo candente de la sangre que anhelo en mis noches de insomnio con alcohol.

Besos que fueron frutos muy amargos,
de bocas que decantan las mentiras en copas de cristales falsos.
Besos que salen del mar de los recuerdos buscando revivir
y se pierden en las olas del olvido.

Besos forjados en los yunques de bocas que ignoran el sabor de los golpes que nos da la vida;
son besos que entumecen los sentidos y embotan las maldades y aniquilan lo podrido albergado en rincones de moral miseria.
Besos negros, los que Lucifer sembró entre nuestras carnes.
Son besos que enajenan a los seres.
Besos que manchan a lo puro,
pero sacan el mal que vive escondido entre los sexos.

Besos que bullendo en el ardor fueron ofrendas que hincado coloqué en el arca oculta entre tus vellos,
mientras gemías y un cálido líquido decantaba en cristalinas gotas cuyas moradas fueron mi lengua y paladar.

Besos sucios, que es una vergüenza describir.
Besos, de esos que funden a dos lenguas, que ansiosas se revuelcan entre dientes bebiendo un cáliz de saliva.
Besos prodigados en los sueños a seres que infestan los avernos,
son divas de lo negro,
sombras que incitan con monstruosos apetitos y atormentan atrayendo el infortunio y las desgracias.

Besos que frisando con lo eterno
han vivido en un preludio dibujado con la magia y la ilusión.
Besos, besos con sabores;
los hubo dulces y también amargos, salados y sazonados con las ganas.

Extraño aquellos besos con cilantro, la cebolla y ajo.
Los que exacerbaron a mis ganas llevaban aromas y sabores;
eran olas vibrantes de rayas cubiertas con mechones negros.

Besos,
los de impuras bocas,
resoplando de lujuria,
desbordando las soeces y lúbricas palabras,
preludio de quehaceres voluptuosos.
Esos besos son bastones en que apoyo aún a mis lascivias.

Besos que precipitaron goces y visión de estrellas cuando apuré el sagrado grial de orgásmicos placeres.

Besos, besos que no pueden estar en la cárcel de una tinta
porque es imposible atrapar la memoria de hembras que viven en aras compartiendo con las musas.

Besos, besos que solo son pureza,
los que Dios hizo al principio de este mundo.
Son besos, mensajeros de un amor que entregan los seres que han sufrido y tienen sueños.

Besos que se funden con mi sangre.
Besos acompañados con el llanto.
Besos con arrugas que han acumulado al tiempo.

Esos son besos que solo dan esas mujeres que alguna vez nos arrullaron cuando no sabíamos de los dolores y placeres que nos esperan en este iluso teatro que es la vida

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s